viernes, 20 de enero de 2012

Accesorios para el vino

Hoy en día podemos disfrutar de un montón de accesorios con los que mejorar nuestra manera de beber el vino, convirtiéndola en una experiencia nueva, llena de sabor y aroma.

Álvaro nos recomienda una serie de instrumentos muy sencillos de utilizar, que nos ayudarán a obetener "un poco más" de nuestros caldos preferidos, y los pone a nuestra disposición a través de su tienda: diseños modernos en materiales de calidad.

En esta entrada del blog destacaremos cómo se utiliza y cómo afecta al producto el aireador de vino, uno de los accesorios que más desctaca por innovador y sorprendente.


El aireador de vino es una especie de decantador que cumple una doble función: además de eliminar los posibles sedimentos que pudiera tener, ayuda a despertar sus sabores.

Es un instrumento que se coloca sobre la copa y a través del cual verteremos el vino por su parte superior. Éste dejará pasar el líquido a través de él, pasando previamente por un filtro y después tomando contacto con el aire que entra por sus dos pequeños orificios laterales. Este oxígeno empuja al líquido a gran velocidad por un circuito cerrado, disminuyendo así su presión.
El vino, una vez "oxigenado" sufre un cambio notable que podremos comprobar con varios sentidos: sus aromas se despliegan, las notas se armonizan, comienza una ligera oxidación que reduce los taninos y también su posible acidez.


Podemos encontrar este artilugio en dos modelos: un aireador con soporte y un aireador de mano.

Estas maravillas de la ingeniería son el regalo perfecto para los amantes del vino y nos harán disfrutar aún más de nuestros vinos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario